Los tiempos cambian

Querido hijo:

¡Qué alegría recibir carta tuya! Ya pensaba que te habías olvidado de tu vieja madre.

Me dices que nunca te cuento cosas del país y que quieres saber cómo van las cosas por aquí. Bien... pues... la verdad... las cosas por aquí han cambiado mucho, muchísimo, no puedes ni imaginar hasta qué punto ha cambiado este país de los cuentos. Si te animaras a venir de visita dudo de que pudieras reconocer nada ni a nadie.


Y es que, ya ves, las cosas cambian incluso en este lugar al que el tiempo no parecía afectar.


Ayer por la mañana, por ejemplo, me encontré con Caperucita Roja; regresaba de un botellón y me contó que ahora trabaja de cajera en la tienda de marionetas que ha abierto el pobre Gepetto. Le pregunté por su abuela y me contó que hacía unos días se había ido de vacaciones a alguna playa paradísiaca junto a su última conquista, un vejete forrado de billetes. En cuanto al Lobo Feroz dice que lo último que sabía de él es que lo habían pillado intentando sacar drogas de no sé qué país y que tenía para muchos años en la cárcel.



En los programas de cotilleos no dejan de hablar de la Malvada Madrastra de Blancanieves y de su múltiples operaciones de estéticas. Dicen que ya parece más joven que su hijastra pero a mí cada vez se me parece más a una muñeca de cera derretida.


También se habla mucho estos días de Cenicienta y su obsesión por los zapatos; dicen que ésta ha llegado a tal punto que ha ocupado ya cuatro de las mayores habitaciones de palacio para guardarlos y que está pensando en ocupar otra más. El príncipe, su esposo, está tan preocupado que ha decidido ponerla en manos de un psiquiatra.


Otro ejemplo de lo mucho que han cambiado las cosas es lo que, hace un par de días, me contaba Mamá Cabra. Y es que, al parecer, sus siete hijos y los tres cerditos han montado un grupo de defensa de los animales de granja. Dicho así, suena muy inocente y muy noble, pero, al parecer, por lo que me ha dicho, su forma de actuar es cada vez más cercana al terrorismo y más lejana de una ONG. Ya puedes imaginar lo asustada que está la pobrecita.



¿Recuerdas a Pulgarcito y a sus hermanos? Pues llevan años de terapeuta en terapeuta intentando superar el trauma que supuso que sus padres los abandonaran de aquella manera tan terrible. También Hansel y Gretel llevan años de tratamiento. Lo único bueno que ha salido de esto es que, en uno de esos grupos de terapia Gretel y Pulgarcito se conocieron y se enamoraron. Si no fuera por ese problemilla psicológico serían muy felices.... y comerían perdices... ja, ja... mal chiste, lo sé.


Y aún hay más. Por ejemplo, la Bella Durmiente sufre de insomnio y se niega a tomar pastillas para dormir porque le aterroriza no volver a despertar; el Flautista de Hamelín formó un grupo de rock, que tiene bastante éxito a pesar de sus problemas de drogas y alcohol; las hadas tienen una agencia de modelos y les va muy bien a pesar de ser unas cabezas huecas.


En cuanto a mí, ya lo sabes, dedico el tiempo a cuidar de mi huerto de hierbas medicinales y de mis animales o a escribir hechizos para que no sean olvidados del todo. De vez en cuando quedo con las chicas para echar una partida de cartas o para recordar tiempos pasados mientras paseamos en nuestras viejas escobas recorriendo este país que, como te habrá quedado claro, ya no es lo que era.

Vaya, qué tarde es. Tengo que dejarte porque he quedado con tu tía para ir a comprar unas cosas para nuestra próxima reunión.


Cuídate mucho hijo, ven de visita alguna vez y podrás ver por ti mismo cuánto se ha transformado esto.


Ah, saludos y achuchones de tu tía.


Muchos besos, te quiero:


Mamá



Para terminar quiero dar las gracias a WinnieO por concederme el Premio a la Fantasía en el blog que es este que pongo ahí abajo. Gracias, Winnie, haré espacio en mi “repisa reforzada” y lo pondré en ella.


El premio:



También dar las gracias a Steve por compartir una participación de un décimo de la lotería. Ahora yo también debo compartirlo y a ello voy. Me encantaría poder repartirlo con todos los que vienen por aquí pero me temo que sólo puedo hacerlo con cinco blogueros más y estos son:

Tesa, Necio-Hutopo, Ambrosía, Maria Pahn y Nani.


Ruego a los participantes que se pasen por el blog del que surgió la idea (Alas de Plomo) donde podrán encontrar las reglas para poder participar. El número es este de aquí abajo:




Y ahora sí que he acabado :D



Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas