Ir al contenido principal

Menudencias

Parece ser que mi anterior post ha dejado a quienes han pasado por aquí con el ánimo tristón y, como a mí me gusta "ver" sonrisas vamos a ver si, con estas tonterías, logro compensar y equilibrar la cosa y, de paso, pido disculpas por no dar respuesta a los comentarios :) De modo que empecemos:

El nombre


Al príncipe Leopoldo Enrique Rodolfo Federico Hugo Maximiliano Carlos Francisco Adolfo Alberto Luis Eduardo Guillermo… y así hasta unos cien etcéteras, le resultaba tan pesada la larguísima cadena de su tradicional nombre que más que andar, parecía arrastrarse bajo tan real peso.


El pobre príncipe Leopoldo Enrique Rodolfo Federico Hugo Maximiliano Carlos Francisco Adolfo Alberto Luis Eduardo Guillermo… y así hasta unos cien etcéteras, no podía ni tan siquiera correr, no por aquello del obligado andar ceremonioso de un príncipe, sino por tener que llevar sobre sus hombros tan pesadísimo nombre.


Un día S.A.R. Leopoldo Enrique Rodolfo Federico Hugo Maximiliano Carlos Francisco Adolfo Alberto Luis Eduardo Guillermo… y así hasta unos cien etcéteras, decidió acortar su nombre y aligerar su vida.


Entonces pasó a llamarse Leo, a secas.


Y Leo, a secas, se sintió tan ligero que, abandonando su principesca vida, se convirtió en el mejor y más grácil acróbata de todos los tiempos.







El cuento


Este debía ser el cuento de una princesa de cuento que no quería ser princesa de cuento y por ello decidió hacer justo lo contrario de lo que se esperaba de una princesa de cuento, a saber: raptar a un dragón; salvar a un príncipe; dormir sobre un montón de guisantes; dejarse el cabello bien corto; no usar, jamás, zapatitos de cristal; no acercarse, jamás, a una rueca; mantenerse bien alejada de los sapos y huir despavorida de todos los ñoños animalitos del bosque; boicotear a las hadas (madrinas o no) y hacerse amiga de las brujas; no cantar jamás de los jamases ni usar hermosos vestidos.


Rechazó el romanticismo. No buscó (ni encontró) jamás a su amor verdadero y se negó a ser víctima de nada ni de nadie.


Fue feliz pero nunca comió perdiz.


Este debía ser el cuento de una princesa de cuento que no quería ser princesa de cuento pero no lo es porque es imposible contar el cuento de una princesa de cuento que no quería ser princesa de cuento.









La isla



Cuentan que unos marinos novatos y pusilánimes naufragaron en una isla que creían desierta pero que resultó estar habitada por un pueblo cuyas mujeres eran hermosas y valientes.


Y cuentan que se casaron con ellas y tuvieron descendencia.


Y dicen que lo que era un pueblo de pescadores pasó a ser un pueblo de pescadoras, porque estos marineros no querían saber nada de la mar y en esas islas no sobra tanto alimento como para desechar el pescado. Así que fueron ellas las que comenzaron a ir de pesca.


Con el paso del tiempo, se convirtió en norma que los hombres se quedaran en el pueblo y fueran ellas las encargadas de proporcionar el alimento marítimo. Y el caso es que ahora no hay ningún hombre de ese pueblo que sepa, no ya pescar, sino ni tan siquiera nadar; mientras que ellas son unas grandes nadadoras, pescadoras y maravillosas marinas.






Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…