Ir al contenido principal

Apuesta


Una lánguida noche de verano, de esas en que la mente ociosa divaga sin sentido, charlaban un sabio y el Destino sobre cosas humanas y divinas. Moviendo los brazos con pasión, derramando el vino de su copa, afirmaba el sabio que, si en lugar de reyes reinaran los poetas, otro gallo más afinado le cantaría al mundo. En cambio, el Destino, con un brillo de burla en su mirada de ébano, opinaba que el sabio más que sabio era un ingenuo.
Tras varias horas de vino y discusión infructuosa, decidió el Destino demostrar su punto de vista con un ejemplo vivo y propuso elevar a un poeta hasta el trono para comprobar qué ocurría. El sabio aceptó, borracho y encantado, el perverso juego, sin apenas protestar por convertir a un ser humano en juguete del Destino.
Y fue así como Amir, que se había acostado en un mísero catre apenas cubierto por una raída manta, con el estómago rugiendo de hambre, el futuro apenas visible en la oscuridad y el alma llena de bellos sueños, despertó entre finas sábanas, ricas sedas y atentos sirvientes. 

Volvió el Destino a mover los hilos de la vida humana y volvió el sabio a sus sabidurías y no volvieron a reunirse hasta quince años más tarde, que fue el plazo establecido para comprobar el resultado del experimento.
Llegó el Destino a la cita con su mismo mirar oscuro y su misma ladeada sonrisa y llegó, algo más tarde, el sabio con unas pocas arrugas de más y algún cabello de menos. Era otra lánguida noche de verano, acompañada de otro rojo vino y tras un rato de insustancial charla sobre sus respectivas vidas, Destino y sabio se dispusieron a contemplar el resultado de su experimento.
¿Qué había sido del poeta? ¿Era el reino mejor reino que antes? ¿Había gobernado con sabiduría y prudencia? El sabio estaba convencido de que así había sido. El Destino no abandonaba su irónica y ladeada sonrisa.
-Veamos -dijo el Destino con una voz tan oscura como su mirada y ante ellos se desplegó la vida de Amir.

Lo vieron, confuso y perdido los primeros días de su misterioso cambio de vida. Contemplaron el asombro transformarse en normalidad y la confusión en ilusión. Observaron al antes poeta y ahora rey, comenzar docenas de ilusionantes proyectos que debían mejorar la existencia de sus súbditos, acabar con la pobreza, firmar la paz, desarmar ejércitos, abrir escuelas.
Y el sabio, satisfecho, sonreía y lanzaba pullas al Destino. Estaba claro que él tenía razón y un poeta era mejor gobernante que cualquier rey. El Destino callaba y sonreía sin dejar de observar.
En las imágenes que el Destino mostraba, Amir comenzó a cambiar. Poco a poco, olvidó que él era pueblo, olvidó que él había sido pobre, olvidó que había pasado hambre, olvidó sus noches de desesperación, olvidó lo que sus súbditos necesitaban. Se rodeó de lujo, de belleza y de gentes refinadas y poco a poco olvidó que él, Amir, había sido poeta y pobre. Tras varios años de reinado Amir no se diferenciaba en nada de cualquier otro rey y su reino no se diferenciaba en nada de cualquier otro reino.
El sabio calló, abatido.
El Destino sonreía abiertamente.
-Ya ves, amigo -dijo-, que ser poeta no garantiza un buen rey.
-Cierto es -respondió cabizbajo el sabio-, reconozco que estaba equivocado y pagaré gustoso la apuesta.
El Destino y el sabio se sirvieron una nueva copa de vino, sonriente -como siempre- el uno y pensativo -como siempre- el otro.
-¿Y qué fue de aquel que debía reinar?
-Ah, el rey Nabih... No te lo creerás, viejo amigo, pero ahora es pobre, feliz... y poeta.
Y el Destino lanzó una sonora carcajada.





 

Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…