viernes, 16 de julio de 2010

Paisaje pleistoceno (Infantil)



Pero antes de dar la turra con las rimas infantiles, una noticia con permiso: Servidora acaba de enterarse que ha ganado el Primer Certamen de Relatos Cortos CyD (o sea, del blog La Ciencia y sus Demonios). El premio consiste en una camiseta con el logo del blog y una entrevista... glups... entrevista... yo... lo que se van a aburrir entrevistándome :D. Si queréis ver el relato que envíe, podéis pasar por La Ciencia y sus Demonios aunque muchos ya lo conocéis porque lo publiqué aquí hace ya algunos meses. Gracias a los administradores del blog por elegir mi relato y gracias a mi "husband" que fue el que me avisó y me animó a participar en dicho certamen :)

Y ahora sí, ahora voy a dar la turra con mis rimitas :D



Os invito a pasear

por un paisaje pleistoceno

allí podremos merendar

y pasar un rato ameno.

Hay todo tipo de animales

en este lugar maravilloso,

algunos son muy curiosos,

otros son muy hermosos,

los hay de tamaño grandioso,

los hay que son valerosos

y también los hay miedosos,

poderosos, armoniosos, peligrosos y vellosos.


Si miramos con cuidado

y observamos con detalle

si nos estamos callados

y nos asomamos a ese valle,

contemplaremos asombrados

(si nos deja ese aye aye)

el espléndido panorama

que se oculta tras tanta rama.


El dinoterio Emeterio se lo toma todo en serio,

piensa en cosas aburridas mientras come su elaterio.

Eleuterio el megaterio se toma un refrigerio

y charla con gran criterio

con su amigo el paleoterio.


El tranquilo toxodonte contempla el horizonte

vigilando de reojo al felino esmilodonte

el cual persigue a un bisonte

que charla con un mastodonte

yendo camino del monte.


En lo alto de una loma

un curioso hocico asoma

un pequeño y raro homínido

mira con aire tímido

a un par de hiperiones

que suben por una loma

huyendo con aire aturdido

de dos o tres fieros leones.


Hay gacelas, cocodrilos,

hienas, un megantereon,

tres artiodáctilos,

un tigre diente de sable

y una cebra amigable.


Hay un ciervo gigante,

tres grandes bóvidos,

varios curiosos équidos,

dos hipopótamos y un elefante.


La noche empieza a caer

en este extraño lugar

ya es casi hora de cenar

será mejor que nos marchemos,

otro día volveremos

para dar otro paseo

en un tranquilo atardecer.