Cosas de niñas...

Hace unos meses le dimos a la enana un mp3 que iba a ser jubilado. Lo usa cuando vamos de viaje o de paseo o a algún sitio en el que sabe que se va a aburrir. Su gusto musical es bastante variado: Hannah Montana, Jonas BrothersMitchel Musso, Beyonce, Paulina Rubio, Shakira, Ismael, Cheetah Girls, Demi Lovato, la banda sonora de “Phineas y Ferb” que es lo más “infantil” de toda esa música. Y pensar que yo cantaba las canciones de los Chiripitifláuticos... ¡cómo ha cambiado la infancia!


¿Sabes qué?” Es la coletilla que usa mi enana para iniciar el relato de cualquier cosa que nos quiera contar...


¿Sabes qué? Dice D. que cree que ha visto la cola del Ratoncito Pérez -a lo que parece ya debía haber acabado su trabajo y lo pilló mientras se largaba con su botín dental-.


¿Sabes qué? La profe de Cono tiene muchos granitos aquí -la enana se señala varios puntos de la cara- y ¿sabes qué? ¡Que tienen pelos! Parece una bruja -y la tía se parte de la risa-.


¿Sabes qué? El profe de Música es muy divertido y muy, muy, muy, muy, muy, muy, muy, muuuuuuuy guapo -nótese la gran diferencia en el número de “muys” utilizados-.


¿Sabes qué? L. dice que se levanta a las siete y media y que prepara el desayuno a sus papás y luego el suyo -Mmmm... a ver. A esta tal L. se le dan muy bien los estudios, se le dan muy bien los deportes ¿Encima también es así de hacendosa y amable? ¿Soy la única que piensa que es un poco repelentilla?


¿Sabes qué? Hicimos una obra de teatro en Atención Educativa y ¿sabes qué? Que M. hizo de mamá gallina y yo de gallo. ¡Qué cosas tiene el profe! ¿A quién se le ocurre poner a un chico de gallina y a una chica de gallo? - Es que a los niños eso de la ambigüedad sexual como que no les va: los chicos con cosas de chicos, las chicas con cosas de chicas y punto...



¿Sabes qué? H. -su mejorcísima amiga del alma a la que ha dedicado un post en su blog si alguien tiene curiosidad que pinche aquí y si alguien deja un comentario se sentirá encantada :D- se cree que nosotros somos ricos porque tenemos la Wii, y la Nintendo Ds y el portátil -vaya, yo convencida de que eso se debía a que tenía un “husband” geek y ahora resulta que es que estamos forrados...


A pesar de que siempre le han encantado las muñecas no ha sido hasta este año cuando la enana ha empezado a jugar realmente con ellas. Como dice que quiere ser peluquera le ha cortado el pelo a varias de ellas y como dice que le gusta la moda ha cogido sus princesas Barbies, les ha quitado los vestidos y se ha liado a cortar mangas por allí y faldas por allá creando nuevos modelitos para intercambiar entre ellas.


Tiene una chaqueta -color rosa, faltaría más- que adora. Debe tener unos tres años (se la regaló la abuela “crecedera” por eso aún le vale) y, en cuanto empieza el frío, no hay forma humana de quitársela. La lleva a diario y yo le estoy cogiendo una tirria...


Hoy me ha contado que su amiga A. y ella ya hablan como las adolescentes. Y ¿cómo se supone que hablan las adolescentes? “Jo, tía...”, “Esto no mola, tía”, “Qué guay, tía”. No sé a qué adolescentes oyen estas niñas.


Cada día está más independiente. Este verano,ella y su amiga H., han explorado el parque, han paseado solas por él, han descubierto una “guarida secreta” para esconderse y jugar a solas. Han pasado las vacaciones buscando la manera de “escapar” de las mamás y andar ellas a sus anchas. No sé qué pasará el año que viene con un año más ¿Querrán ir solas al parque? Buf... A saber.


... Y me largo que la enana tiene que irse a la cama porque ¿sabes qué? Mañana hay que madrugar para ir al cole...






Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas