Exploración espacial

La nave de exploración se posa lentamente en el joven planeta y, cuando todos sus motores han parado, un pequeño robot explorador se separa de ella y, como un pequeño soldadito de plomo cibernético, se lanza valerosamente hacia lo desconocido. Su misión: ayudar a los científicos en su estudio sobre la formación de nuevos planetas, recoger muestras, tomar fotografías, cartografiar el planeta...


En la Tierra, los científicos aguardan con impaciencia las primeras imágenes.


En el nuevo planeta, el robot explorador inicia la exploración de su nuevo territorio.


En la Tierra, los científicos miran expectantes las grandes pantallas.


En el nuevo planeta, el pequeño robot detecta algo en la lejanía.


En la Tierra, el tiempo avanza lentamente.


En el nuevo planeta, el valeroso autómata avanza hacia el curioso objeto dispuesto a enviar su imagen a la Tierra. En pocos minutos llega hasta lo que ha llamado su atención. Enfoca. Saca una fotografía y la remite a su base terrestre.


La imagen aparece en las enormes pantallas preparadas a tal efecto.


Los ojos se abren como platos.


Las bocas exhalan un susurro sorprendido.


La imagen muestra un enorme cartel que reza:





CONSTRUCCIÓN PLANETA ALTO STANDING


Atmósfera ideal.

Amplio y luminoso.

Situación inmejorable.

Agua corriente, potable y salada.

Mares, lagos y ríos.

Grandes zonas verdes.

Altas montañas.

Esplendorosos valles.

Tres desiertos y dos polos.


IDEAL PARA IMPLATACIÓN TODO TIPO DE ESPECIES ANIMALES Y VEGETALES.


CONSTRUYE: Planetbuilding, S.A.











Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas