Ir al contenido principal

Amanecer

Inspirado en unas simples palabras leídas en unos deberes de mi enana, a saber: hila, lila, ala, ola... Ellas inspiraron esta pequeño jugueteo con palabras. Bueno, ellas y “ella”, mi enana :)

Para ella, para todos.

Hila la lila gotas de rocío, el hada Clara sacude sus alas y se eleva apartando los frágiles hilos que hila la lila.

Vuela el hada Clara sobre el río y el lago y, de puntillas sobre las olas, hace reverencias a las elegantes grullas y recogiendo las burbujas que tras sí los peces dejan, se hace un collar, una pulsera y hasta un fular.

Hila la lila gotas de rocío, el duende Vicente - nadie dijo que los seres fantásticos tuvieran nombres fantásticos... - da tres volteretas, una pirueta, cinco zapatazos y, de un salto, atraviesa los frágiles hilos que hila la lila.

Corre el duende Vicente hacia el prado dorado por el sol de la mañana y, trepando a la flor más cercana, la más alta, la más galana, grita, arma jarana, despierta a las perdices, las alondras, los gorriones... Y entre trinos y aleteos, gritos y jaleo, el duende Vicente recoge plumas y se hace un sombrero.

Hila la lila gotas de rocío, la bruja Maruja se arregla la falda, se ajusta el corpiño y, moviendo la escoba de izquierda a derecha, con delicadeza y sumo cuidado, acaricia los frágiles hilos que hila la lila.

A grandes pasos se acerca Maruja la bruja al claro del bosque y, barriendo las hojas caídas, recogiendo las ramas partidas, cantando y bailando, da los buenos días a conejos y ardillas, al lobo que vigila, al búho que se adormila. Y recoge la bruja Maruja hierbas y flores, y setas y cosas misteriosas que lleva a su casa y guarda en potes y botes.

Hila la lila gotas de rocío, la Luna da los buenos días al Sol y, como cada aurora, se lleva los hilos que hila la lila para tejer, en la noche, su manta de estrellas. El Sol, entretanto, juguetea y se recrea con el frío rocío.


Hila la lila gotas de rocío y, mientras se agotan las últimas gotas, aumentan los gritos, los cantos, los ruidos.


Hila la lila las últimas gotas de rocío y la vida retoma a su rutina.


Y así, mientras la lila hila los últimos hilos, comienza la mañana en este pequeño mundo, con la Luna que se retira, con el Sol que aparece, con el hada que revolotea, el duende que corretea, la bruja que “recolectea” y, sobre todo, con el continuo hila que te hila de la lila.



Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…