Imágenes

El retrovisor es un maravilloso instrumento mágico que nos permite no perder de vista el pasado mientras conducimos por nuestro presente sin perder de vista el futuro.








Ella le dijo que no quería volver a verle y él, mientras se perdía entre la lluvia, dejó que el agua fuera difuminando su figura y borrando su recuerdo.





Era una sombra en una ciudad fantasma huyendo de una vida irreal y de un amor soñado.

Era un fantasma en una ciudad irreal huyendo de una vida soñada y de un amor en la sombra.

Era un sueño en una ciudad en sombra huyendo de una vida fantasma y de un amor irreal.

Era un fantasma, un sueño, una irrealidad, una sombra, nada...


Es el tiempo del no tiempo. Es la hora de lo que nunca ocurrió. El segundo del no sueño. El minuto de la no historia. Es el fin del tiempo, el comienzo del principio, el final del término. Es lo que no es, lo que no fue, lo que no será. Son los licuados relojes que marcan las no horas de la no vida.




 Es normal sentirse pequeño cuando se es tan pequeño como él. Es normal sentir que el mundo es inmenso, misterioso y extraño cuando se es tan joven como él. Es normal asomarse a la ventana y soñar con lo que hay más allá cuando se es tan soñador como él. Es excitante y hermoso tener todo un universo de cosas por descubrir cuando apenas comienzas a dar tus primeros pasos en el misterio, como él.






Llevaba bastante bien lo de las transformaciones mensuales, soportaba con paciencia las ropas hechas jirones y el sabor a sangre coagulada del día después. Sufría con paciencia los dolores musculares provocados por los excesos físicos que esas noches hacía. Para él lo único realmente malo de ser hombre lobo era la tremenda alergia al pelo animal que padecía desde pequeño.





Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas