Ir al contenido principal

El fin del mundo



El mundo -su mundo- llegó a su fin el día que cumplió quince años.
Se había pasado semanas planeando aquel día hasta el último detalle: qué vestido se pondría, qué amigas invitaría, de qué sabor sería la tarta y hasta la música que sonaría en su ipod. Había rodeado aquella fecha en su calendario con un corazón rosa y había escrito una larga lista con los regalos que quería. Iba a cumplir quince años y quería que todo fuera absolutamente perfecto.
No sabía que el mundo-su mundo- acabaría ese mismo día.
Llegó a casa del instituto a la misma hora de siempre, dejó la mochila donde siempre la dejaba y se dirigió, como siempre, a dar un beso a sus padres.
Su padre la esperaba con una enorme caja sobre su regazo, un extraño sentado a su lado y una gran sonrisa en su rostro. Su madre, sin embargo, mantenía la mirada fija en la ventana abierta. Ella se acercó, entre feliz y desconcertada, tomó la caja que le entregaba su padre deseándole un feliz cumpleaños y, sentándose, nerviosa, se dispuso a abrirla

Con dedos temblorosos, rompió el papel de regalo. Levantó la tapa despacio, saboreando aquel momento y con la mente puesta en lo que aún estaba por llegar. Miró, por fin, en el interior y sólo vio tela negra. ¿Qué era aquello? ¿Tal vez el vestido negro por el que llevaba semanas suspirando? Feliz y emocionada, extrajo aquella tela negra de su caja y la extendió ante ella.

Entonces el mundo -su mundo- comenzó a resquebrajarse.

Lo que tenía entre las manos no era ningún vestido, era una cárcel de tela. Su padre le había regalado un burka. No entendía nada. Miró a su padre, confusa, buscando una explicación o, mejor, una carcajada que le indicara que aquello era una broma. Pero el rostro de su padre no mostraba ningún signo de que bromeara y su madre continuaba mirando la ventana sin decir nada.

-Es un regalo de tu futuro marido -dijo su padre señalando al extraño sentado a su lado- y deberás usarlo siempre que haya personas extrañas presentes.

Miró a su padre, que sonreía satisfecho. Miró al desconocido, que la miraba de un modo inquietante. Miró a su madre, buscando ayuda y no encontró su mirada.

El mundo -su mundo- se derrumbó hecho mil pedazos. Ese día, el día del fin del mundo, no hubo vestidos, ni amigas, ni tarta, ni música.
Ese día el mundo -su mundo- se transformó en una prisión de sofocante tela negra...




Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…