martes, 11 de junio de 2013

CUMPLEAÑOS NÚMERO ONCE


Hoy es día 11 de junio y como es 11 de junio hay que cumplir con la tradición: escribir un post para mi enana -cada vez menos enana- que hoy, 11 de junio, cumple 11 años... ¡Casi ná!
A mi enana dentro de nada, no podré llamarla enana porque ya poco le queda para alcanzar mi altura y sobrepasarme. Eso sí, podré seguir llamándola bollito de nata, princesa de las mejillas de manzana o giochi preziosi porque eso le sigue gustando... de momento.
A mi enana las hormonas ya se le están revolucionando, y los cambios comienzan a notarse. Cambios que ella -afortunadamente- recibe más que entusiasmada y eso que no es que parezca entusiasmarle demasiado la idea de hacerse mayor.


Esta enana -ya no tan enana- es una Directioner de pro que, para aquellos que no dominen el vocabulario preadolescente, quiere decir que es una enorme, enormísima fan del grupo británico (perdón, grupo no, banda) One Direction y si no sabéis quienes son los One Direction no se lo contéis a mi hija u os mirará con profundo desprecio por vuestra ignorancia... Y luego procederá a hablaros con pelos y señales de cada uno de ellos (especialmente de Harry...).
En cambio, a quien no soporta ni en pintura es a Justin Bieber y, por lo tanto, tenéis permiso para hacer todas las bromas sobre el chico que os apetezca.
Esta princesa mía ya no quiere muñecas, ni juguetes de ningún tipo y para su cumple sólo ha pedido dinero para irse de “shopping” y comprarse ropa, mucha ropa.
Su tienda favorita es Claire’s y hay que sacarla de allí a la fuerza o se pasaría horas y más horas entre colgantes, pulseras, pendientes, anillos y otros complementos para preadolescentes (o tweenies, que dicen los angloparlantes :D).



Mi enana -no tan enana- sigue, eso sí, sacando unas notas más que estupendas  y disfruta leyendo aunque los gustos -obviamente- van cambiando (no, no le gustan los vampiros adolescentes y espero que así siga...). De todas maneras, combina las aventuras Gerónimo Stilton con los libros de Blue Jeans y a Harry Potter con los Juegos del Hambre. Ha aprendido a manejar el Photoshop ella sola, maneja foros, blogs, twitters y demás como una profesional y se pasa horas de videoconferencia con su mejor amiga.
Su tutora me ha pedido una copia pero me temo que esta hija mía es única.
Estoy orgullosa de ella y su padre, también.
Hoy cumple once años, se me hace mayor, pero siempre, siempre, será mi bollito de nata.




¡FELIZ CUMPLEAÑOS, PRINCESA!