Gracias

A mi marido porque sí...



Gracias por ser y por estar.


Gracias por existir.


Gracias por vivir tu vida conmigo.


Gracias por dejarme vivir mi vida contigo.


Gracias por enseñarme, gracias por aprender de mí.


Gracias por descubrirme cosas y dejar que yo te las descubra a ti.


Gracias por lo que juntos aprendemos y descubrimos.


Gracias por compartir tus alegrías y tus penas.


Gracias por compartir mis alegrías y mis penas.


Gracias por ser valiente donde otros fueron cobardes.


Gracias por confiar donde otros dudaron.


Gracias por transformar en henchida realidad lo que otros dejaron en vanos sueños.


Gracias por no ser el hombre de mis sueños sino el de mi realidad cotidiana.


Gracias por no ser un príncipe azul sino el hombre que me acompaña.


Gracias por no construir castillos en el aire sino un hogar en tierra firme.


Gracias por ser especial y hacerme sentir especial.


Gracias por la vida que juntos construimos.


Gracias por aceptar mis defectos y valorar mis virtudes.


Gracias por descubrir junto a mí lo bien que sabe la vida cotidiana.


Gracias por cada día que pasamos juntos.


Gracias por nuestras charlas, nuestros chistes privados, nuestros silencios, nuestros paseos...


Gracias por compartir la aventura de tener una hija y verla crecer juntos.


Gracias por ir cumpliendo años a mi lado.


Gracias por cada libro, película o canción que me has descubierto. Gracias por cada libro, película o canción que me has dejado descubrirte.


Gracias por todo lo que te has esforzado y te esfuerzas cada día por nuestra familia.


Gracias por ser el mejor marido y el mejor padre.


Gracias por ser mi mejor amigo.


Gracias por cada beso, cada abrazo, cada caricia que me das y gracias por cada beso, cada abrazo y cada caricia que puedo darte.


Gracias por seguir mi mismo camino y caminar a mi lado.


Gracias por lo vivido y lo por vivir.


Gracias por ser.


Gracias por estar.


Gracias por existir.



Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas