Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Demasiado viejos para esto

Imagen
Bruñían sus armas con desgana y preparaban los pertrechos entre bostezos. No había furia en sus ojos ni eran briosos sus ademanes. El silencio entre ellos sólo era roto por algún gruñido o algún murmullo apenas perceptible. Se sentían cansados y se sabían viejos, muy viejos. Demasiadas batallas a sus espaldas, demasiadas muertes, demasiado trabajo. Arrastraron los pies y los años rumbo al establo. Era hora de limpiar y alimentar a los caballos, unos caballos tan viejos y cansados como ellos que relinchaban con desgana y bufaban con fastidio. Cepillaron sus monturas sumidos, cada uno, en sus propios pensamientos y recuerdos, deseando todos estar en otro sitio, preferiblemente en casa, descansando y olvidando o, como mínimo, dedicados a sus tareas cotidianas. Ninguno quería estar allí. Ninguno quería estar en el ataque. Ninguno quería formar parte de aquello.

Ellos no eran el enemigo. No ahora. No después de tantos años viéndolos vivir y morir tan de cerca. Si los hubieran llamado antes, cuand…

Y comieron perdices

Imagen
Llegó al pie de la torre, sudoroso, casi agotado, pero eufórico tras la lucha contra el gigantesco dragón que custodiaba el castillo. La adrenalina corría a raudales por sus venas y los latidos de su corazón aún no se habían apaciguado. Había sido la mejor lucha en la que se había visto implicado y se sentía feliz. Había disfrutado con cada mandoble, con cada finta y con cada salto. ¿Cómo no disfrutar enfrentándose a un ser tan magnífico? ¿Còmo no sentirse vivo ante el espectáculo de aquellos enormes y poderosos músculos que se flexionaban y estiraban con una potencia pasmosa, de aquellas enormes alas que se extendían hasta tapar el sol y se agitaban hasta formar un pequeño vendaval? Había comenzado la lucha convencido de perderla. Un solo zarpazo, un solo golpe de ala, una sola vaharada de ardiente aliento, y todo habría acabado para él. Pero no podía sustraerse a la maravilla de aquel despliegue de fuerza y poder, no podía no retar a aquella máquina poderosa y probarse a sí mismo...…