Ir al contenido principal

Sobre el amor




El adiós


Él le lanzó su odio a la cara. Ella aceptó su odio.
Él le escupió todo su desprecio. Ella se dejó despreciar.
Él la insultó, la acusó, la rechazó. Ella no se defendió.
Él la borró, la alejó, la anuló, la convirtió en la sombra de una sombra...
Ella, sombra y fantasma, calló y se fundió con la noche.
Ella no vio su soledad.
Él no vio su dolor.
Ella siempre lo amó.
Ninguno logró olvidar.



Amor


Ya sé que está muerto, como para no saberlo, si yo misma lo maté. Intentando que no sufriera, eso sí, porque yo lo quería mucho, ¿sabe? Era lo que yo más quería en este mundo, por eso lo maté. No me mire así, si supiera lo que es querer de verdad no se sorprendería tanto.
Yo quería cuidarlo. Tenerlo siempre cerca, charlar con él, dormir a su lado hasta el final de mis días. Es lo que él me había prometido. Y las promesas hay que cumplirlas.
Por eso lo maté.
Y por eso lo tengo aquí, en la salita, para charlar con él y ver la tele juntos, como siempre.
Usted lo llamará locura.
Yo prefiero llamarlo amor.


Cuatro son multitud


Durante mucho tiempo fui un uno, felizmente solitaria y moderadamente triste.
Entonces llegó él y fuimos un unificado dos. Contentos de estar y felices de ser. Siempre juntos, siempre inseparables.
Luego él quiso que fuéramos un cojeante tres y, aunque sospeché que ese era el inicio del fin, como nada podía decir, nada dije y así nos transformamos en impar trío.
Durante un tiempo todo funcionó sin problemas. Felices y satisfechos, nuestro tres marchaba bien. Pero entonces llegó el cuarto y yo me tuve que ir.
Ella lo dijo muy claro:
-Cariño, en una motocicleta no puede ir un bebé.
Así que vuelvo a ser una, esperando encontrar un dos y rezando para que nunca nos convirtamos en tres.

 

Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…