miércoles, 2 de marzo de 2011

Gente contradictoria


Hay hadas muy brujas, y brujas muy buenas, y buenas muy malas y malas muy buenas.


Hay princesas muy plebeyas, y plebeyas muy señoras, y señoras muy sirvientas, y sirvientas muy mandonas.


Hay héroes muy cobardes, y cobardes muy valientes, y valientes muy medrosos, y medrosos muy osados.


Hay ingenuos muy astutos, y astutos muy sinceros, y sinceros muy traidores, y traidores muy leales.


Hay honrados muy granujas, y granujas muy honestos, y honestos muy inmorales, e inmorales muy fiables.


Hay sinceros muy fulleros, y fulleros muy sinceros, y tramposos candorosos, y cándidos maliciosos.


Hay odios muy amorosos, y amores muy rencorosos, y rencores muy afectuosos, y afectos muy enojosos.


Hay enanos muy titanes, y titanes muy pequeños, y pequeños eminentes, y eminentes muy vulgares.


Hay feos muy bellos, y bellos repelentes, y repelentes atractivos, y atractivos desagradables.


Hay sabios muy ignorantes, e ignorantes muy inteligentes, e inteligentes muy inconscientes, e inconscientes muy avispados.


Hay groseros muy educados, y educados muy malcriados, y malcriados muy cívicos, y cívicos muy chabacanos.


Hay duros muy blandos, y blandos muy fuertes, y fuertes muy apocados, y apocados muy valientes.


Hay adultos muy niños, y niños muy maduros, y maduros muy bisoños, y bisoños muy dispuestos.


Hay solitarios muy sociables, y sociables muy tímidos, y tímidos muy expresivos, y expresivos muy ariscos.


Hay flemáticos muy activos, y activos muy perezosos, y perezosos muy trabajadores, y trabajadores muy ociosos.


Hay graciosos muy aburridos, y aburridos muy animados, y animados muy cargantes, y cargantes muy pasables.


Hay contrarios muy sinónimos, y sinónimos muy opuestos, y opuestos muy semejantes, y semejantes muy diferentes.