jueves, 29 de enero de 2009

Cosas mías...

Soy

No soy lo que hago o lo que tengo.

No soy mi casa, mi dinero, mi ropa.

No soy lo que visto, lo que calzo.


No soy mi maquillaje o mi peinado.

No soy lo que hago, lo que tengo.

No soy la careta que muestro.

Soy... lo que está más adentro.


No soy una religión, una nación, un pueblo.

No soy una tradición o una cultura.

No soy un número, un voto, un cliente.


Soy lo que pienso, lo que siento, lo que amo.

Soy lo que recuerdo, lo que vivo, lo que espero.

Soy lo que creo, lo que fui, lo que seré.


No soy lo que hago, lo que tengo.

No soy lo que visto, lo que calzo.

Soy... lo que está más adentro.


Soy... sólo soy... nada más y nada menos.

---------------------------------

Manos

Observo las manos y pienso en las cosas que hacen...


Tocan, tientan, palpan. Acarician, rozan, sienten. Asen, toman, sujetan. Prenden, aferran, apresan. Tañen, pulsan, teclean. Rasguean, pulsan, señalan. Cosen, dibujan, pintan. Escriben, construyen, fabrican, crean.


Observo las manos -las mías, las suyas, las de aquél- y pienso cuántas cosas pueden hacer...


Saludan, palmean, aplauden. Empujan, impulsan, arrojan. Animan, estimulan, excitan. Alientan, confortan, calientan. Indican, mecen, moldean. Alzan, amasan, mezclan.


Observo las manos y pienso...


Hoy he puesto dos posts. El anterior es un meme-sorteo, si alguien quiere curiosearlo pues, eso, que está justo antes que este :) (En concreto deberian mirarlo Necio-Hutopo, Ambrosía, Tesa, Steve y Mare@).

MikeM’s Site te regala este paquete




Bueno, pues pasa que, sin comerlo ni beberlo, me veo participando en un meme-concurso-sorteo (o algo así) por un regalo misterioso, gracias a la invitación de Lalaith. El concurso-sorteo-meme (o algo así) ha sido convocado por MikeM . Ah, casi lo olvido, el regalo misterioso es ese de la foto de arriba.

Las reglas del juego son las siguientes:

1. Publicar un post y enlazarlo con la entrada MikeM’s Site te regala este paquete.

2. Difundir el sorteo, invitando a 5 blogs para participar en el mismo.

3. Dejar un comentario en esta entrada para ser apuntados en la lista.

Y aquí van mis 5 candidatos:

Necio-Hutopo

Ambrosía

Mare@

Steve

Tesa

Hale, pues ya está esto listo. Suerte a todos :)

jueves, 22 de enero de 2009

Romeo y Julieta

Un minuto después de su suicidio, Romeo y Julieta se miraban aún confusos pero felices al pensar que ahora tendrían una eternidad para vivir su amor.

Dos minutos después de su suicidio -y tras atravesarse mutuamente varias veces- Romeo y Julieta habían cesado en sus intentos de abrazarse (al parecer nadie les había dicho que los espíritus son intangibles).

Tres minutos después de su suicidio, Romeo y Julieta comenzaron a pensar que, quizás, su “gran amor” era, en buena parte/mayormente, producto de las normal efervescencia hormonal adolescente.

Cuatro minutos después de su suicidio, Romeo y Julieta tuvieron un pequeño diálogo:

-Mmmm... Quizás nos hemos precipitado un poco.

-Quizás.

-O sea... que igual hemos hecho un poco el primo.

-Eso parece. Sip.

-Aha... de acuerdo... sólo era por... tener las cosas claras...

Cinco minutos después de su suicidio, Romeo y Julieta, bostezaban y se preguntaban cómo de larga era la eternidad.


Seis minutos después de su suicidio, Romeo, Julieta y su gran amor se desvanecieron lentamente en el aire dejando tras sí una hermosa leyenda.





sábado, 17 de enero de 2009

Moby Dick


Tras un año surcando el océano, Moby Dick, la gran ballena blanca, sentía un enorme vacío. Hundir el “Pequod” y, con él, al viejo capitán Ahab, no había resultado ser el gran triunfo que ella había creído. Echaba de menos a su cojo enemigo. Su vida había perdido emoción y alicientes.

Echaba de menos el estado de alerta permanente. Vigilar el horizonte esperando ver aparecer las velas del ballenero. Escuchar los gritos del vigía y del capitán cuando localizaban la columna de agua provocada por su respiración. Echaba de menos el juego de la caza, la lucha por no dejarse atrapar por Ahab. El latir de su corazón, el torrente de adrenalina golpeando sus venas. Oh, sí, la vida tenía más sabor cuando el viejo marino vivía.

Tras un año surcando el océano, Moby Dick, la gran ballena blanca, había retornado al punto exacto en el que había hundido a su añorado enemigo. Y, mientras recordaba todo lo que juntos habían vivido, la ballena se iba hundiendo lentamente en el mar. Hasta que sus ojos localizaron el barco, la tumba de Ahab.

Entonces, Moby Dick, la gran ballena blanca, se limitó a quedarse allí, mirando al barco que hasta hacía un año había sido su particular Némesis. Se quedó allí recordando, añorando y sintiéndose sola, horriblemente sola.

Era vieja, muy vieja, tan vieja como el océano, al menos así se sentía ella. No tenía manada. Nadie escuchaba su canto. Nadie la perseguía. Nadie la recordaba. No era amada ni odiada por nadie. Se encontraba en la más oscura soledad.


Permaneció allí, junto al Pequod, mirándolo, soñando con el pasado, obligándose a no salir en busca de oxígeno.

Permaneció allí, por pura fuerza de voluntad, la voluntad de morir donde había muerto su único enemigo y su único compañero.





Ayer fue el cumpleaños de mi padre. Si aún siguiera con nosotros habría cumplido 85 años. Si aún permaneciera entre nosotros habría disfrutado con este vídeo porque amaba su ciudad, su isla, su historia. Así que este vídeo es para él porque, aunque no pueda verlo ni disfrutarlo, yo sé que le gustaría.





lunes, 12 de enero de 2009

Clown

Antes de que me olvide: dar las gracias a Mare@ por el premio que me ha concedido y que, por supuesto, ya está ahí, en mi "repisa reforzada" y, por supuesto, dar las gracias también a quienes me han felicitado el cumpleaños (y eso que yo intenté que pasar de puntillas, porque, como Mid ha descubierto: cumplo veinte años y, claro, son ya demasiados :D).

Bajo un árbol del parque, sentado en un banco, el pobre payaso lloraba desconsolado.


Bajo un árbol del parque, con las manos ocultando su cara, el pobre payaso sollozaba solitario.


El triste payaso vestido con brillantes colores no comprendía por qué los niños lloraban al verle.


El mohíno bufón de pelo naranja sólo quería hacerles reír pero ellos huían.


Y mientras lloraba y lagrimeaba, se frotaba la cara con su enorme pañuelo verde.


Se frotaba los ojos maquillados de blanco y negro. Se sonaba la roja nariz. Pasaba el pañuelo por su roja boca.


Poco a poco, enjugando sus lágrimas, frotando su cara, restregando con su verde pañuelo, el maquillaje fue desapareciendo.


Y, al levantar la mira vio un niño contemplándole.


Y vio que no salía huyendo.


El payaso sonrió un poquito.


El niño sonrió un poquito.


El payaso hizo un pequeño truco con su verde pañuelo.


El niño sonrió ampliamente.... y otro niño se unió al primero.


El payaso hizo malabares.


Y los dos niños aplaudieron... y otro niño llegó a observar.

El payaso se fue animando y cantó, bailó, hizo bromas.


Los niños ya eran más de una docena.


El payaso saltó, hizo cabriolas, rió.... y los niños reían con él.


Luego, con el corazón alegre y la boca llena de risa y caramelos, el pequeño payaso y los niños charlaron y charlaron.


Entonces supo que a los niños les aterran las máscaras, los disfraces, las caras ocultas.


Entonces entendió que los niños quieren rostros limpios y abiertos. Caras que puedan reconocer. Un semblante claro en que nada quede oculto.


Perder su maquillaje fue lo mejor que le ocurrió al payaso. Porque, al perder su maquillaje y mostrar su verdadero rostro, encontró el cariño y las risas que siempre había buscado.

Por supuesto, no fue siempre feliz pero sí la mayor parte del tiempo...





jueves, 8 de enero de 2009

Cosas de niños...


Día 8 de Enero

Una enana hiper excitada se despierta antes de la hora prevista. Hoy tocaba regresar al cole después de las vacaciones de Navidad y las ganas de ver a los amigos ya eran muchas. La enana se ha levantado pronto y hablando hasta por los codos.

El regreso ha sido igualmente exultante.

Frase del día: “¿Sabes qué? La profe no está en el mundo actual. No conocía a la muñeca Miyo ni conoce a Valeria Varita... ¡es una antigua!”


Día 6 de Enero

La hiper excitación y el madrugón casi idénticos pero ni mamá, ni mucho menos, papá están despiertos. Mmmm... a ver ¿qué hace una si tiene 6 años, es el día de Reyes y papá y mamá duermen como ceporros? ¿Gritar? ¿Levantarte e ir a la cama de tus progenitores a saltarles encima? Quia, es mucho mejor usar la tecnología. Por tanto, se toma el despertador (rosa, por supuesto) y se va moviendo la manecilla de las horas hasta que comience a sonar insistentemente. Se garantiza el despertar instantáneo de ambos padres.

Luego, ya, una vez los padres despiertos y en pie, se procede al desfile tradicional camino del salón y a la posterior -e igualmente tradicional- apertura de regalos. Frase del día: “Mmmm... ¿y por qué todos los regalos tienen pegatinas del Corte Inglés?” . Vaya, diría que está cercano el día del “Gran Descubrimiento”...


Día 5 de Enero

Día entero de hiper excitación. Faltan pocas horas para que lleguen los Reyes y se nota en la enana. Vamos a comprar el Roscón. La enana comenta: “¿Sabes qué? Estoy viendo a muchos papás comprando juguetes ¿Por qué compran juguetes si mañana vienen los Reyes?” Insisto, el momento del “Gran Descubrimiento” está muy, muy cercano.

La enana no quiere Cabalgata de Reyes, se asusta con los caballos, actores disfrazados y demás. Pasamos de intentar que acepte ir: se supone que eso se hace para que los niños disfruten si ella no va a disfrutar no tiene sentido “forzarla”. En cambio, aprovechamos esa tarde para pasear y para tomarnos unos estupendos churros con chocolate (bueno, la niña con Cola-Cao). Ella se lo pasa estupendamente, va cantando villancicos por la calle. Yo me alegro de haberme librado de estar más de dos horas de pie para coger sitio, de los empujones, los apretujones y de los caramelazos en la cabeza.

En casa se preparan los zapatos, la leche y las galletas y a la cama. Como cuesta dormir hay que recurrir a algún truco. La leche caliente no funciona, contar ovejas no funciona. Entonces ¿qué hacemos? Bueno, probamos con esto:

Pues me he enterado yo de que el duende del sueño es bastante travieso y, además, le gusta mucho,pero mucho, mucho, jugar al escondite y, claro, cuanto más lo buscas menos lo encuentras y cuanto más lo llamas, menos caso te hace. De modo que puedes estar dando vueltas y vueltas en la cama intentando que el pequeño y revoltoso duende del sueño venga a llenarte los ojos de sueños, durante minutos y minutos sin que se digne aparecer. Pero, ah, existe un pequeño truco para que, por fin, aparezca. Primero, tienes que dejar de llamarlo y buscarlo para que se aburra. Luego, sólo tienes que imaginarte una historia, cualquier historia. El duende del sueño además de juguetón es muy curioso y le encantan las buenas historias, por tanto, será incapaz de resistirse a saber qué pasa en ese cuento tuyo. Vendrá a escucharte. Se acercará mucho para oír tus pensamientos. Y, por fin, tú podrás dormirte...

Y el caso es que funcionó. Se inventó una historia y... se durmió.


Hablando de historias

Esta que pongo a continuación la escribió mi enana. Así, en su estilo indescifrable. Vamos, no sé qué quiere contar y no tengo ni idea de si está acabada o no...


Debajo de un árbol comía una pera y estaba de picnic.

Y vino un amigo y yo le dije ¿a dónde vas?

Voy de picnic al otro árbol.

Y como yo también estaba de picnic le dije:

Pues hacemos un picnic juntos.

Y le dije ¿te gustan las manzanas?

No

¿Te gusta el queso?

No, me dijo.

Y como yo sólo tenía manzanas, queso y pan, le pregunté: ¿Tienes hambre?

Y me dijo: Sí. Dame un poco de pan y un poco de queso, ¿y un zumo?

Sí, sí tengo, le dije.”


Y, para acabar, una definición

Esta es, según mi enana, la definición de omóplato.

Los omóplatos se llaman "platos" porque tienen forma de plato y lo de "omo" no es más que para ponerle un poco de ciencia...”