domingo, 22 de noviembre de 2009

Venganza


Sentado en la oscuridad, acariciaba la pistola como si fuera una pequeña y dulce mascota.


Le gustaba su frío tacto.


Le gustaba lo que ella iba a hacer por él.


Se había pasado años rumiando su venganza. Imaginando cuál sería la mejor manera, la más atroz, de hacerle pagar todo el daño que le había hecho. Nada de lo que se le ocurría le parecía suficiente... hasta ahora.


Acercó el revólver a su mejilla pasándolo suavemente por su descuidada barba. Era un arma hermosa, peligrosamente bella. Tenerla en sus manos le hacía sentir bien, tranquilo, confiado en el futuro que se abría ante él.


Ella iba a ser el vehículo de su venganza.


Ella iba a ayudarle a resarcirse de tanto dolor.


Con ella daría el primer paso en el suplico de ese maldito canalla que le había destrozado la vida.


Le costó encontrar la forma que tomaría su venganza y ahora le parecía increíble que hubiera tardado tanto en encontrar la solución a su problema. Iba a perseguirle, a acosarle. Iba a hacerle la vida imposible. No dejaría que se olvidará de él ni de lo que le hizo, jamás.


Y su pistola iba a ayudarle a ello.


Introdujo el cañón en su boca, apretándolo contra su paladar.


Sólo tenía que cruzar la línea que separa la vida de la muerte y, entonces, su fantasma se convertiría en la sombra de ese infecto gusano.


Sonrió, se sentía feliz.


Su venganza estaba tan sólo a un paso.


Lentamente apretó el gatillo.


Un destello.


Una ensordecedora detonación.


El silencio.






23 comentarios:

Winnie0 dijo...

Durísimo y agobiante.....!!!! Debe ser dificil cruzar la linea entre la vida y la muerte.... Besos

Nanny Ogg dijo...

WinnieO: Bueno,cuando se está tan mal de la cabeza y tan absorbido por el odio como el protagonista del relato parece que cuesta menos... (un día de estos te voy a dar un premio por ser siempre la primera en comentar mis posts :D).

Kotinussa dijo...

Me recuerda a esas historias, tristemente reales, de mujeres que matan a sus hijos para vengarse de sus maridos, por ejemplo. Ya hemos tenido varios casos en España y hoy mismo leí que había vuelto a ocurrir en Líbano, donde una mujer ha matado a sus tres hijas para hacer sufrir a su marido, porque él pasaba mucho tiempo trabajando fuera. Y era una mujer de clase media-alta y con un nivel de formación superior. Pero debía tener la azotea totalmente perdida.

Barbie-funcionaria dijo...

Ainss, que angustia, es que lo cuentas tan bien que me has dejado con el corazón encogido.
Besitos, guapetona.

tecla dijo...

Me has sacado un "joé Nanny", qué fuerte.
No esperaba que te atrevieras.
La muerte es solo silencio. Nada.

tecla dijo...

¿A mí otra vez?
Ahora te toca a ti Nanny.

marea@ dijo...

... y después??? silencio y paz, o sin embargo sirenas y remordimientos...

STEVE dijo...

Siempre se siente la tentación de asegurar que el suicida está mal de la cabeza... y cada vez que hago una incursión en ese mundo me doy cuenta de lo lógicos y cuerdos que son. Tanto que asusta. Incluso este que piensa que si vivo no puede vengarse, tal vez muerto, commo fantasma, pueda hacerlo. Sacrificar la propia hipotética eternidad para conseguir la venganza... Interesante argumento.

joaninha dijo...

ufffffff, a veces somos nuestro peor enemigo...
hay que cargarse al enemigo interior, sea como sea ;)
besazos, qué gusto estar de nuevo por aquí!

Nanny Ogg dijo...

Kotinussa: Exactamente, es el mismo triste e inexplicable caso: hacer daño a alguien a quien amas o a ti mismo por pura venganza. La gente que hace ese tipo de cosas debe tener algún problema mental sin la menor duda, aunque conozco mucha gente que, a menos escala, es capaz de sufrir daño si con ello consiguen venganza. Yo no lo entiendo pero así funcionan algunas mentes.

Barbie-funcionaria: Siento la angustia, así salen algunas historias y no puedo frenarlas. A ver si la siguiente es más ligerita ;)

Tecla: Pues ya ves, me atreví, me atreví. Para mí nada identifica mejor la muerte que el silencio completo (efectivamente, ahora me toca a mí, a ver si puedo pasar de visita por tu blog y por los otros).

Mare@: Remordimientos... ¿para quién?

Steve: No digo yo que todo suicida sea un loco. Muchos llegarán a esa decisión con las cosas bien claras y meditadas, no digo que no. Pero lo de este suicida es una pura locura provocada por el rencor. La sed de venganza no conduce, nunca, a nada bueno; te consume por dentro y acaba con tu vida mejor, incluso, que un revólver.

Joaninha: Pues, sí, no tenemos mejor amigo ni peor enemigo que nosotros mismos (Qué gusto que estés aquí de nuevo :).

Martha dijo...

Pufff...menuda venganza más dura para el vengandor, no?

Me he quedado con ganas de preguntarte: "¿Y después del silencio? ¿qué? ¿prueba superada?". Ah, no! Ya te lo he preguntado! ^^

1 besazo!

Necio Hutopo dijo...

Anda... No hemos pasado al p*t* Haloscan de los c*j*n*s... perdón, es una deformación mía que tengo...

Del relato... pues mira que hay venganzas más sensatas que otras...

cronopio dijo...

Una venganza demasiado cara. Sería mejor pensar algo a largo plazo, por aquello de que la venganza es un plato que se sirve frio.

Saludos.

tnf25 dijo...

no, siempre hay otra opcion..genial, pero me dejas un pelin perturbado...

carmncitta dijo...

uf qué mal rollo

Miroslav Panciutti dijo...

Me has sorprendido y además el cuento, tan breve y tajante, te ha salido redondo. En fin, cuanto loco, aunque sea imaginario, hay por esos mundos (y últimamente, cuántos de ellos se te cuelan en la imaginación). Un beso.

Nanny Ogg dijo...

Martha: Muy dura pero me temo que gentes de estas (como he dicho en algún comentario anterior), haberlas, haylas. ¿Después del silencio, qué? No sé, pregúntaselo a él :D (Una alegría verte por aquí de nuevo :)

Necio-Hutopo: Si supieras que no tenía ni idea de qué era eso de Haloscan :D Na, que hay gente que tiene problemas con los comentarios y busco la forma de solucionarlo. Del relato: efectivamente, hay venganzas más sensatas que otras pero, eso sí, sin salir de la locura que implica toda venganza.

Cronopio: Es que los hay que van siempre con prisas...

Tnf25: Cierto, siempre hay otra opción a la venganza, siempre.

Carmncitta: Mucho :D

Miroslav: Mi cabeza siempre ha tenido imán para los locos y, es cierto, parece que últimamente se me cuelan todos. Pero, bueno, ya se cansarán... o no :D

maricarmen dijo...

Nanny Ogg:Cuando se llega a ese punto...debe de ser terrible
Nany,como siempre,leerte es un verdadero placer.Un beso.

Un gramo de locura dijo...

Nanny es asombroso como nos transportas¡¡
Yo en algun momento de muy joven creia que solo las personas que lo vivieron podian narrarlo tan creible, por suerte creci¡¡
Bss

saqysay dijo...

Uhy!, cuantas personas en este preciso momento estarán pensando como él.
Cuando las personas ingresan en este estado de confusión total. Imposible hacerlos canbiar. Con cosas de segundos puedn acabar con su vida...


Cariños, eternos Nanny!

Hernan dijo...

Me recuerda mucho los cuentos de Kafka que muchas veces terminan con la muerte o el suicidio del protagonista funcionando en un sentido liberador de su angustia. Pero, tanto de esos cuentos como del tuyo podemos ver, su quisieramos, que a veces es necesario suicidar determinada forma de vivir, que en verdad lo mantiene muerto en vida, y comenzar una nueva, que merezca ser vivida. Besos

MidnightSong dijo...

¡¡Nooooorl!!!

Joe, que mala leche que tiene el tío, ein? Jejejeje

Besotes!!

mariapahn dijo...

Aaaaay qué frío!!! bueno ¿y después del silencio qué? ¿sentiría la venganza y le calmaría? jejeje La segunda parte estaría bien eh?

Besitos guapa yrecuerdos a la enana...