Testigo

Bien, alguien se ha animado a adoptar a una de mis Ideas Huérfanas y, por supuesto, ha creado algo realmente genial e inesperado para mí. Así que invito a todos a visitar el post de Steve titulado Ir (Cuento Dual) y, ya que están por allí, visiten el resto del blog que no tiene desperdicio :).

Gracias Steve por dar vida a una de mis ideas perdidas.




Yo lo vi todo. Yo presencié aquel atroz crimen. Estuve presente cuando la golpeó hasta dejarla inconsciente. Contemplé, inmóvil, como la ataba a la cama y luego se sentaba a esperar pacientemente su vuelta a la consciencia.


Fui testigo de cada paso de la tortura a la que la sometió. Podría relatar, con detalle, todo el horrible proceso: cómo le practicaba sajadura tras sajadura, con suma lentitud, casi con mimo, como si fuera un pintor trazando pinceladas sobre un lienzo; cómo pasaba sus labios por cada herida, no sé si para besarla o para saborear la sangre que salía de ellas; cómo cortó sus senos hasta casi separarlos del cuerpo.


Sí, lo vi todo, absolutamente todo. Estuve presente hasta el final. Presencié como se le escapaba la vida por todas sus múltiples heridas y puedo asegurarte que ella agradeció el momento en que la muerte se adueñó de su cuerpo.


Sí, fui testigo inmóvil e inerte de la crueldad del asesino. Puedo describirte cada detalle de su fisonomía. Sin equivocarme en nada.


Lo contemplé todo y no hice nada.


No es que no quisiera.


No es que me acobardara.


Si hubiera podido la habría ayudado aunque sólo fuera por ahorrarme ver todo aquel horror. El mismo horror que yo había pasado escasos minutos antes.


Me hubiera gustado ayudarla pero... ¿Qué puede hacer un cadáver en esos casos?





Murder - Coldplay


Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas