Ir al contenido principal

Birthday party


-Esto de las fiestas de cumpleaños infantiles es una tontería, una memez y un coñazo.- refunfuña el “husband”- Es un gasto de dinero absurdo y son... son... ¿he dicho ya lo de coñazo? ¿Sí? Bueno, da igual, doble coñazo...- Sigue rezongando el susodicho -Que sepas, además, que va en contra de mis principios, de mis más profundas convicciones, todo este rollo de los compromisos sociales. – Continúa desprot... despoti... desp... criticando mi medio limón. -Porque esto no es más que una forma de crearse obligaciones absurdas. Luego viene aquello de: tengo que invitarte porque tú me invitaste y tengo que llevarte un regalo aunque tú me digas que no y empiezas llevando a la niña a una fiesta y ¡zas! Cuando te quieres dar cuenta, ya te han atrapado en la rueda de compromisos sociales de esos y bla, bla, bla, bla...-. Todo esto murmuraba, mascullaba y farfullaba mi querido “husband”... mientras nos movíamos entre estanterías de juguetes en busca del regalo adecuado para una amiguita de mi enana a cuya fiesta de cumpleaños (segunda del curso...) ha sido invitada.


-Que sepas- sigue insistiendo -que estoy totalmente en contra de estas cosas, que esto va en contra de mis ideas y que si se pudiera objetar de esto, yo sería el primero en hacerlo ¿Te enteras?.-

-Ajá, sí, me entero... ¿Qué te parece esta muñeca?


El “husband”, me mira enfurruñado, se mete las manos en los bolsillos y continúa: -A mí no me metas en líos. Tú te encargas de eso. Yo ya hago bastante con acompañarte. Jummmm.... y la de veces que dije que yo no iba a entrar en esta dinámica de las fiestas de cumpleaños... jummmmm.


Efectivamente, lo dijo... lo dijo antes de ser padre. Porque, antes de ser papá, uno está repletito de principios irrenunciables y de ideas muy claras. Pero claro, antes de ser padre, uno no cuenta con que es imposible resistirse a la mirada brillante y a la ilusionada cara de tu hija de seis años (y medio, que no se me olvide no sea que la enana se enfade...) que, sonriente, sale del cole con una invitación a una fiesta de cumpleaños en la mano y miles de planes en la cabeza. Así que aquí está el “husband”, renunciando a su irrevocables principios, ayudándome -mal que le pese- a buscar un juguete para la cumpleañera y – lo que es aún peor (para él) – planteándose, inclusive, aceptar que la niña celebre su propia fiesta de cumpleaños.


-¿Verdad, “husband”?

-Jummmm.... déjame en paz... ¡Si es que me quitáis la vida! Jummmm....


El que sea padre, lo sabe y el que no lo sea... lo sabrá, aunque ahora no me crea...



My Girl - The Temptations


Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…