Ir al contenido principal

Birthday party


-Esto de las fiestas de cumpleaños infantiles es una tontería, una memez y un coñazo.- refunfuña el “husband”- Es un gasto de dinero absurdo y son... son... ¿he dicho ya lo de coñazo? ¿Sí? Bueno, da igual, doble coñazo...- Sigue rezongando el susodicho -Que sepas, además, que va en contra de mis principios, de mis más profundas convicciones, todo este rollo de los compromisos sociales. – Continúa desprot... despoti... desp... criticando mi medio limón. -Porque esto no es más que una forma de crearse obligaciones absurdas. Luego viene aquello de: tengo que invitarte porque tú me invitaste y tengo que llevarte un regalo aunque tú me digas que no y empiezas llevando a la niña a una fiesta y ¡zas! Cuando te quieres dar cuenta, ya te han atrapado en la rueda de compromisos sociales de esos y bla, bla, bla, bla...-. Todo esto murmuraba, mascullaba y farfullaba mi querido “husband”... mientras nos movíamos entre estanterías de juguetes en busca del regalo adecuado para una amiguita de mi enana a cuya fiesta de cumpleaños (segunda del curso...) ha sido invitada.


-Que sepas- sigue insistiendo -que estoy totalmente en contra de estas cosas, que esto va en contra de mis ideas y que si se pudiera objetar de esto, yo sería el primero en hacerlo ¿Te enteras?.-

-Ajá, sí, me entero... ¿Qué te parece esta muñeca?


El “husband”, me mira enfurruñado, se mete las manos en los bolsillos y continúa: -A mí no me metas en líos. Tú te encargas de eso. Yo ya hago bastante con acompañarte. Jummmm.... y la de veces que dije que yo no iba a entrar en esta dinámica de las fiestas de cumpleaños... jummmmm.


Efectivamente, lo dijo... lo dijo antes de ser padre. Porque, antes de ser papá, uno está repletito de principios irrenunciables y de ideas muy claras. Pero claro, antes de ser padre, uno no cuenta con que es imposible resistirse a la mirada brillante y a la ilusionada cara de tu hija de seis años (y medio, que no se me olvide no sea que la enana se enfade...) que, sonriente, sale del cole con una invitación a una fiesta de cumpleaños en la mano y miles de planes en la cabeza. Así que aquí está el “husband”, renunciando a su irrevocables principios, ayudándome -mal que le pese- a buscar un juguete para la cumpleañera y – lo que es aún peor (para él) – planteándose, inclusive, aceptar que la niña celebre su propia fiesta de cumpleaños.


-¿Verdad, “husband”?

-Jummmm.... déjame en paz... ¡Si es que me quitáis la vida! Jummmm....


El que sea padre, lo sabe y el que no lo sea... lo sabrá, aunque ahora no me crea...



My Girl - The Temptations


Comentarios

  1. Jajaja! yo sí que sé de eso... Y desde dos vertientes! Como madre y como seño.
    Como madre no tuve un husband que refunfuñara al lado, pero me las arreglé igual.
    Como seño me encanta ver las caritas de los niños cuando se reparten las invitaciones en clase, esperando la suya por si al cumpleañero se le ha olvidado. Y qué decir de los repartidores de invitaciones! Son los primeros que vienen a la mesa con el anuncio y los sobres en la mano. Cada cinco minutos de las horas restantes, te preguntan ¿las reparto ya? y cuando lo consiguen se ponen tan contentos que es como si estuvieran repartiendo millones, bueno, para ellos lo son...
    En fin, que por qué no? Si a ellos les encanta, tanto participar como ser protagonistas. Y qué menos que hacerles el gusto...

    Mi madre, casi no comento hoy!
    Un besote mami!

    ResponderEliminar
  2. SI Y EN MI CASA EL "HUSBAND" SOY YO, TERRIBLE....
    LA CASA LLENA DE ENANOS.
    BESOS...

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuánta razón tienes! ¡Cuántas veces hemos dicho lo mismo y cuántas y tantas hemos hecho todo lo contrario! La vida nos lleva por caminos muy contradictorios y a veces nos tenemos que tragar nuestras propias palabras. ¡Qué razón tenía el que dijo:"Nunca digas de este agua no beberé"! Y con los hijos...¿qué no hacemos por ellos?

    Besicos guapa y dile al husband que tenga paciencia, que vendrán muchos más.

    ResponderEliminar
  4. Jajjajajajaj Genial... Gracias

    ResponderEliminar
  5. Uf, qué pereza. Yo tampoco quería celebrar fiestas, pero ¿cómo te niegas? Sólo se es niño una vez. Que te diviertas. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. mmm... Otra razón para, de mmomento, dejaqr que mis hijos se sigan aburriendo en el lugar donde están los hijos futuros no proyectados aún...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/2/09 13:48

    Pedazo de tema, el d los Temptations!

    ResponderEliminar
  8. Jajajaa!!! Yo no soy madre, pero estoy segura de que, si algún día lo soy, me pasarán estas cosas... aysss!!!

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  9. yo te digo sinceramente que desde que nacio mi hija he perdido los principios y muchos finales tambien. Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí nunca me dejaron celebrar fiestas de cumpleaños, ni tampoco acudir a las de las amigas, puesto que hubiera quedado fatal ir a las de los demás y no corresponder.

    Ahora que lo pienso, en mi infancia me pusieron muy difícil tener amigas, porque mis padres eran poco sociables y nunca entendieron la ilusión que le hace un niño una cosa de estas.

    ResponderEliminar
  11. La dinámica de las fiestas de cumpleaños, contra todo pronóstico, resultó bastante agradable.
    Es parte de la "formación" como madre
    :)

    ResponderEliminar
  12. Zafferano: Tienes razón: a ellos les encanta y, por eso, los sufridos padres acabamos pasando por el aro :). Es imposible resistirse a esas ganas y a esas caras. Siendo sinceros, seguramente si no invitaran a la niña a ningún cumpleaños nos sentiríamos realmente mal por ella; así que prefiero darle el gusto :)

    Groucho: Jajajajajaja... pobre. Yo por lo de la casa llena de enanos no creo que pase, puestos a celebrar (cosa que aún no esta decidida) mejor buscarse algún lugar especializado :D

    Nani: Si es que hay cosas que parecen muy sencillas "antes de..." pero "después de..." se muestran prácticamente inviables :D Y con los hijos, al final, ni principios, ni gaitas :)

    d2: De nada :)

    Susana: Yo, de momento, aún no he celebrado ninguna. Hasta este año prácticamente nadie había hecho fiesta de cumpleaños pero no sé qué pasa este curso (¿será porque ya son más mayorcitas?) quienes nunca han hecho fiesta, la están haciendo... Menos mal que son menos niñas que niños en la clase (al parecer hay segregación espontánea por géneros :D).

    Necio-Hutopo: Bueno, deja que se sigan aburriendo en ese limbo futuro pero, toma nota: muchos de tus "principios" se irán a la porra :D

    PeterPsych: Sí señor, pedazo de tema. Me encanta :)

    Acoolgirl:Sí que te pasarán, seguro que te pasarán, que no te quepa la menor duda :D

    Hernán: Bravo, lo has expresado a la perfección: uno pierde principios, finales y, si me apuras, hasta te pierdes con lo que haya entremedias :D

    Kotinussa: Yo tampoco celebré nunca fiestas de cumpleaños, ni acudí a ninguna por la misma razón. Claro que, en mi barrio y en mi colegio no era tampoco algo habitual ese tipo de cosas... y dada mi natural tendencia a estar en otros mundos, tampoco me enteraba de si alguien tenía fiesta de cumpleaños; con lo cual nunca he sentido ni frustración, ni desilusión ni nada de nada :)

    Tesa: Mmmm... te contaré en unos años ¿vale? :)

    ResponderEliminar
  13. En una revista de coña aparecía:
    "Ser padres hoy: una tarea que no termina después del coito"

    ResponderEliminar
  14. Pues entonces espero saberlo algun dia XD

    BESAZOS

    ResponderEliminar
  15. y me gustan los retoques en el diseño del blog (se me olvidaba)

    ResponderEliminar
  16. Jajajajaj! Yo también tengo unos cuantos principios de esos que no sé si cumpliré cuando sea madre, aunque al paso que voy puede que se me pase el arroz sin llegar a serlo. Es una experiencia que me da mucho miedo, lo de la maternidad digo, y a la vez supongo que debe ser alucinante aunque no soy yo muy maternal...
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Por fortuna yo ya pasé esa época de "fiestecitas", la última que se celebro en casa, cuando se fueron todos, recuerdo que me lo dejaron todo como un campo de batalla... uffff... eso sí, las caritas de felicidad y alegría de los niños aun la conservo en mi memoria y me sonrío. Así que mucho ánimo para soportar tanto "party"...
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  18. Anónimo5/2/09 20:18

    Menos mal quue mis hijas las fiestas se las montan ellas solas, si es que alguna ventaja tiene la edad. Ya pronto tendré que empezar con los cumples de losamiguitos de mis nietos jejeje.

    The Temptations lo mejor.

    ResponderEliminar
  19. Toda la razón//tengo dos sobrinas//se llena la casa de niño/as//gritan//lloran...
    No soporto los cumpleaños
    ni de adultos.

    No soy de celebrarlos!

    Sorry

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Ainsssss.... los cumpleaños. Comparto sentimiento con tu husband, "me quitan la vida"....
    Yo por el momento he conseguido esquivar el tema. Por ahora, la mayor parte de los cumpleaños se han organizado "sin regalos", ha sido suficiente la presencia de los niños para celebrar ese día mágico. Pero en los últimos, ya ha habido madres (porque aunque me duela decirlo/escribirlo, casi siempre es cosa de las madres) que han aparecido con el paquetito.
    Y creéme que pensar en futuros cumpleaños me cuesta ardores de estómago, sobre todo teniendo en cuenta que además de los de los amigos del niño, después vendrán los de los amigos de la niña... y supongo que, por extensión... los suyos propios...
    Ayyyyy... con la pereza que me dan esas cosas...
    Pero tienes razón, el antes y el después de ser padres no tienen nada que ver. Los cimientos que uno cree tan asentados, se tambalean que no veas...
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  21. pues claro, tu puedes tener unas ideas...pero las cosas pueden cambiar y a veces hay que ceder aunque no guste mucho...jajajajaa, menudo plan, eh????

    ResponderEliminar
  22. Hola,

    el 24 de febrero sale a la venta el nuevo libro de Lucía Etxebarría "el club de las malas madres"

    Buen fin de semana,
    Elisa

    ResponderEliminar
  23. Yo no tengo hijos y con mi novio ya hablamos de los juguetes q vamos a comprar.
    Yo quisiera una nena, para comprar castillos y barbis, él un varon para autos control remoto.

    ResponderEliminar
  24. bueno yo no he planeado una fista así..pero ah!!! debe ser tortuoso y extrañamente divertido!

    ResponderEliminar
  25. Si, realmente solo podemos entenderlo los que somos padres.
    Los principios caen rodando por el suelo.
    (Pero todo eso ya me queda lejos)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Estimada Nanny-Ogg: no sabes cuánto te agradezco que hayas estado pendiente de mi bitácora durante estos cinco meses en los que ha estado inactiva. Sin duda, ha habido acontecimientos externos que me han hecho perder el interés por escribir: la desaparición del programa de radio La Noche Cromática, el que hay tenido que restringir a blogueros los comentarios a mi bitácora por las amenazas e insultos anónimos vertidos por presuntos alumnos, mi propia mala adaptación a la docencia tras cuatro años con otro trabajo...
    Veo que tú sigues en tan buena forma como siempre y que cada vez te lee más gente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Yo es que nunca he tenido principios de esos irrenunciables. Primero porque es importante no perder los recuerdos de la infancia, las sensaciones que nos producen los acontencimientos, esos de los que sólo se participa cuando se es niño. Segundo porque mi madre me enseñó a no decir nunca de este agua no beberé, a no decir nunca jamás, y sobre todo a no decirlo en voz alta delante de aquellos pioneros que hacen las cosas antes que tú.

    Y en esto de la maternidad no sólo las no madres hablan de lo que nunca harán o dejarán de hacer, sino que las madres con hijos más pequeños que los tuyos también se dan sus aires de grandeza con esos principios tan a contra corriente. Recuerdo ahora mismo un día que le traía a mi hija un móvil que me había regalado la operadora de mi empresa. Es verdad que era un móvil caro, también es verda que si las operadoras no me los regalasen, yo no los compraría o por lo menos esos no. Pero evitar que un niño de nuestro tiempo no tenga móvil, por una cuestión de principios, que no de dinero, es como haber pretendido que nosotros cuando niños no hubieramos disfrutado de barrio sésamos sólo porque la daban por la televisión..jajajaj y ahora ya se sabe que quien ve la televisión es poco menos que tonto. La cuestión es que mi vecina se hizo la digna y no hace tanto, su hija con nueve años ya tenía un móvil en sus manos, evidentemente cuando esto ocurrió su hija tendría seis años y la mía diez. Cachis.

    ResponderEliminar
  28. Bueno, cuando todos y absolutamente todos los que sois padres/madres, decís que los esquemas y principios caen en picado al tener hijos, yo...me lo creo...¡faltaría más! lo mismo algún día lo experimento...jejeje
    Y no te preocupes por no pasar a diario por los blogs, como observaraás yo tampoco y ¡qué le vamos a hacer! la vida nos cautiva y tenemos que dejar en un segundo plano la blogovida...jejeje
    Muchos besos guapisima

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Yo ya he hablado demasiado, ahora te toca a ti...

Entradas populares de este blog

Jugando con la Ñ (Trabalenguas Infantiles... o algo así)

Vania, la araña
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La pobre araña
hoy tiene migraña
no puede ni pensar
por eso enmaraña su tela de araña
y no la sabe desenmarañar.
¡Menuda maraña
la tela que trama
Vania la araña!
La araña, con saña,
deshace su tela
mientras se queja y se duele
de la migraña
que enmaraña su tela de araña.
¡Menuda maraña
la tela que trama

Micros

Composición
—¡Pum!
Sangre y sesos pintan la pared de rojo y gris.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Crac!
Un cuello se rompe.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Zas!
Un cuchillo atraviesa un corazón.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Agh!
El veneno hace efecto.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
—¡Perfecto! ¡Esto va genial! —dice el asesino mientras descarga una espada sobre un cuello desnudo.
—¡Zzzing!
Sangre goteando.
—¡Plaf!
Un cuerpo cae.
Cada sonido es registrado en la grabadora que lleva consigo.
Registrado y revisado, para luego ser unidos en una sarta ininterrumpida.
¡Pum! ¡Plaf! ¡Crac! ¡Plaf! ¡Zas! ¡Plaf! ¡Agh! ¡Plaf! ¡Zzzing! ¡Plaf!
—¡Maravilloso! ¡Lo estáis haciendo genial! ¡Todos! —murmura el asesino mientras continúa con su macabra tarea— ¡Mi Oda a la Muerte será una obra maestra!

Miedo
— Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la calurosa noche veraniega, sólo se oye el cantar del grillo.
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
Silencio durante un momento y de nuevo:
—Cricrí... Cricrí... Cricrí...
En la casa vacacional, los inquilinos mal duermen con las ve…

Trabalenguas (intento de...)

En un comentario a mi post Amanecer me preguntó Rose (El Patio de mi Casa) : "¿Qué tal se te dan los trabalenguas? ¿Por qué no nos deleitas con alguno?". Bueno, pues yo no tenía ni idea de cómo se me daba eso de los trabalenguas pero me pareció una idea divertida y a ello me puse. Lo que ha salido aquí está. Si se me da bien o mal... se verá... Yo me he divertido haciéndolos, espero que ustedes se diviertan leyéndolos :)



Erre que erre, el burrero arreaba al burro cazurro,Arre que arre , arreaba el arriero al burro.Y arreando, correteando, carreteando y burreandosubían al monte arriero, carreta y burro.



Trae el trasgo el trigo a través del trigal,y un troll traicionero le roba el cereal.El trasgo travieso trota tras el trolly trota que te trota, trepa que trepó,trata de atraparlo pero se escapó.Traía el trasgo el trigo a través del trigalpero el troll traicionero le robó el cereal.


Lula, la lechuza, ulula en el álamoy allá, en el llano, aulla el alano.Lula, la lechuza, aletea,…