Migajas

Unas pequeñas migajas, menudencias o fruslerías, unas pocas letras para pasar un ratillo. Vamos, unas tontunas mías más unas pequeñas (pequeñísimas) cosas de mi enana...

La Princesa

La hermosa princesa miró al dragón fijamente. Esa enorme y apestosa boca lanzallamas podía engullirla de un solo bocado. Aquellas enormes zarpas podían partirla por la mitad con la misma facilidad que ella partía un palillo. Aquel animal era lo más terroríficamente hermoso que había visto en su vida.


La princesa seguía mirando fijamente al magnífico lagarto alado.


Estaba aterrorizada.


De pronto, con un ágil y veloz movimiento, la princesa asestó un golpe certero en el punto exacto que le enseñó su maestro.


El dragón cayó inconsciente.


La princesa lo encadenó.


Se sentía feliz.


Había invertido el cuento.


Por primera vez una princesa había raptado a un dragón.



¡Lo sabía!


Yo ya me lo barruntaba pero ella siempre se reía de mis sospechas, además, las refutaba con tanta convicción que acabé dudando.


¿Leer el pensamiento? ¡Bah! Imaginaciones mías… ¿Predecir el futuro? ¡Bah! Casualidades… Tener un gato negro no es nada raro, como tampoco es extraño que un amigo con alma kitsch te regale una bola de cristal. Y es cierto que vestir de negro y usar un sombrero acabado en punta puede ser cosa de la moda.


Usar escoba no es algo por lo que se deba detener a nadie y en cuanto a la marmita pues… bueno, ella dijo que era un recuerdo de familia y yo, por supuesto, la creí. Me creí todos sus argumentos. Pero ahora... ahora está claro.


Ahora no puede negarlo.


Es una bruja, sin duda.


Si lo sabré yo.


No tienes más que mirarme.


¿O es que acaso crees que siempre he sido una rana?



Tres preguntas ¿sin respuesta?


Pequeñísima muestra de algunas preguntas que últimamente se/nos hace la enana:

¿Los vagabundos son inmunes a la ley de la gravedad?


¿Por qué hay que tostar las tostadas?


¿Cómo hacen pis las momias?



Y, para finalizar, una mini historia que hace un par de días escribió la niña que anda practicando la escritura con mucho entusiasmo (leer, lee de maravilla desde hace tiempo). Ah, la historia viene con su propia ilustración, hecha también por la mini artista de la casa:


El Arco Iris Rosa


Había una vez un arco iris rosa pero las personas pensaban que era raro.


FIN


(Yo ya avisé que era mini... ejem...)





(Eehhmm... por si no se ve, no son dos soles. El amarillo es el sol, el otro es un meteorito y no, no sé por qué dibujó un meteorito...)






Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas