miércoles, 7 de mayo de 2008

Fe

“Al principio sólo existía la nada. No había tierra, ni cielo, ni aire, ni semillas para alimentarnos. Ni tan siquiera “El Pueblo” existía aún.

En medio de la nada sólo estaba el Gran Padre Kograrg, el Gran Creador, flotando en la oscuridad. Llevaba así toda la eternidad y comenzaba a sentirse solo y aburrido.


Y entonces decidió crear el mundo.


Y creó la tierra y el aire. Creó la luz y el agua. Creó las semillas, los frutos y los animales. Y, por fin, trajo al “Pueblo” y nos mostró la tierra y las semillas, el aire y la luz y nos dijo que todo nos pertenecía.


Y así sería para toda la eternidad si seguíamos sus bondadosos pasos…”


Esto nos habían enseñado los ancianos y los chamanes desde tiempos inmemoriales.


Esto es lo que siempre ha creído “El Pueblo” desde la época de los abuelos de nuestros abuelos pero, desde hace un tiempo, los jóvenes han comenzado a vivir alejados de las huellas del Gran Padre Kograrg, el Hacedor.


Ya no quieren seguir las leyes de Kograrg, se burlan de nosotros, los ancianos y de lo que ellos consideran “cuentos de viejas” y dejan de lado las enseñanzas del Gran Padre.


Soy Crorg, gran chamán del Pueblo, curo sus cuerpos y sano sus espíritus. Hablo con nuestros antepasados, con la tierra que pisamos, con el aire que respiramos e interpreto las señales… y hoy las señales hablan de final.


Los jóvenes se han apartado de los pasos del Gran Creador y todos lo pagaremos muy caro.


Las señales no mienten: hoy ha comenzado nuestra destrucción.


Primero ha llegado el Gran Movimiento. El suelo ha temblado. La tierra se ha movido a nuestro alrededor.


Luego ha aparecido la Gran Luz, deslumbrante y cegadora. E, inmediatamente tras ella, ha aparecido la Muerte Ardiente. El aire se ha vuelto irrespirable, nuestros cuerpos han comenzado a resecarse, a poco de comenzar la Gran Luz y el Gran Calor, ya habían muerto muchos de nosotros. Los más débiles. Los más jóvenes. Los recién nacidos y los más ancianos.


La reina aún resiste y eso es bueno, pues ella es nuestro futuro y nuestro pasado.


Algunos de nosotros también resistimos pero no creo que nos quede mucho tiempo.


Oh, si el Gran Padre Kograrg escuchara mis plegarias. Si el Gran Creador nos diera una nueva oportunidad.


Yo sigo implorando y orando. Continúo con nuestros ancestrales ritos e intento comunicarme con Él aunque ya percibo el aliento caliente de la muerte, acercándose inexorable.


Los que aún quedan con vida están conmigo, junto a nuestra Reina, llorando y rogando al que Todo lo Hizo.


Nunca me hicieron caso esos jóvenes inconscientes. Nunca quisieron escucharme y ahora… aquí está el Fin


Pero… ¿qué ocurre? ¿Qué es esto?


Las sombras han regresado.



El calor disminuye rápidamente.


Los pocos supervivientes del Pueblo, me miran esperanzados. ¿Es posible que El Gran Padre nos haya escuchado?


Oigo como un retumbar lejano…. ¿será posible? ¡Sí, lo es, tiene que serlo! Son los pasos del Creador, seguro. ¿Y eso… eso… será su voz?


Oh, Gran Padre Kograrg. Oh, Gran Creador del Pueblo, gracias por salvarnos, gracias por perdonar a tu Pueblo, oigo tu voz, sí, te escucho…


**************


- ¡Juanitoooooooo! ¡Este niño….! ¡Juaniiiiitoooooo! ¿Cómo se te ocurre dejar tu granja de hormigas junto a la ventana abierta? ¿No sabes que eso puede matar a tus hormigas? ¡Mira, fíjate, ya casi no te queda ninguna viva! ¡Juanito! ¿Me estás escuchando, hijo? Desde luego… tanto tiempo construyendo tu granja de hormigas y hay que ver qué poco te ha durado luego el entusiasmo… ¡No sé qué voy a hacer contigo! Mira estas hormiguitas junto a la reina... qué monas como la quieren proteger... ¡Juaaanitooooo!



P.S.: Si, lo sé, tengo abandonadas mis visitas a vuestros blogs pero palabra que estoy intentando ponerme al día ¿eh? Pero es que, a la que me despisto, tengo dos o tres posts (mínimo) por blog así que a ver si escribimos menos :P Pues na, que eso, que yo me voy poniendo al día poquito a poquito, "asín que, por favor, me tienen una poca de pasensia ¿vale?" :D