Cinco añitos


Nombre: Ayla (es sencillo ¿verdad? Pues la pobre tiene que repetirlo mil veces porque los desconocidos nunca se quedan con él a la primera).

Le gusta:

Las hadas.

Las princesas.

Los canelones.

Los donuts.

El color rosa… y también el verde.

Los Simpson, Shin Chan, Bob Esponja, Zoey 101

La ropa, los zapatos, los anillos, las pulseras, los espejos, el maquillaje, los perfumes…

Los cuentos de Juan y Tolola y los de Pomelo, un elefante rosa que vive bajo una flor de diente de león.

Amo a Laura, Locomía, Amores de Barra, Para toda la vida… y  La Marcha Turca (junto a otras piezas clásicas).

Que la llame Mi bebé y Bollito de Nata.

Barbie, My Little Pony y Mistyc Babies.


Sus amigos invisibles: El Mago Chi Man Bú, el cocodrilo Pinky, el duende…

Los puzzles.

Hacer sumas.

Dibujar… aunque sin demasiado cuidado.

Que le lea cuentos.

Los libros.

La plastilina.

Cortar papel y el pelo de las muñecas... y lo que pille.

Jugar con el ordenador, con el móvil y con la PDA.

Jugar con sus amigos.

Ir al parque.

Ir al cole.

Cantar y bailar.

Las flores.



No le gusta:


Dormir a oscuras.

Poner la mesa.

Que los desconocidos la agobien con arrumacos y preguntas tontas.

Hablar por teléfono.

Que nos enfademos con ella.

Que la castiguen.

Que le lleven la contraria.

Que la corrijan.

La verdura (aunque dice que es muy sana).

Los monstruos.

Los perros.

El pescado.

Los bichos.

Las “cosas de chicos”.

Que la llamen fea o tonta.

Esta es, a grandes rasgos, mi enana.

Que hoy cumple cinco años y ya es una niña grande.

Ojalá fuera siempre tan feliz como lo es ahora.
























Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas